La Casa Blanca hace temblar a los mercados

Los asuntos personales de la Casa Blanca han puesto nerviosos a los inversores por segunda vez en varias semanas debido al rumbo que está tomando la administración Trump, arrastrando a la baja a los principales índices de EEUU. El martes, el Secretario de Estado Rex Tillerson, considerado con frecuencia la voz de la razón en una Casa Blanca muchas veces caótica, fue despedido por Trump por una diferencia de posiciones en política exterior. Con Tillerson fuera de la administración, los mercados asumen que Trump apunta a una mayor agresividad en política exterior; lo suficiente para enfriar los mercados.

En un día de inversiones bastante agitado, perjudicado por las últimas convulsiones en la Casa Blanca, el Dow cerró con una caída de 170 puntos, el S&P bajó un 0,6%, mientras el Nasdaq terminó su racha ganadora de 7 días con una caída del 1% debido a que los inversores aprovecharon la oportunidad de recoger beneficios después la excelente trayectoria de los valores tecnológicos. Se ha visto el mismo ánimo en la sesión asiática durante la noche de hoy, con los principales índices negociándose a la baja; Europa apunta también a una apertura negativa.

 

No se espera nada nuevo de Draghi

La agenda económica en Reino Unido vuelve a ser bastante tranquila durante el día de hoy. En cambio, los inversores van a poner su atención en la eurozona, donde se prevé que las cifras del IPC de Alemania muestren que la inflación permanece constante en el 1,4% año a año. El Presidente del BCE, Draghi, también tiene previsto comparecer en Frankfurt durante la mañana de hoy. Dado que hace menos de una semana de la comparecencia con tono «paloma» de Draghi, no esperemos que se produzca un cambio en ese tono cauteloso.

Las ventas minoristas en EEUU en el punto de mira

Gracias al informe de inflación del martes en EEUU, los inversores se mantienen tranquilos sobre el ritmo futuro de subidas de tipos de interés, con los datos del IPC de EEUU pareciendo reafirmar el argumento de la Fed de que sólo se producirán tres subidas de tipos de interés durante este año, en vez de las cuatro o más que se temían hace un mes.

Las cifras de ventas al por menor de hoy serán la próxima gran prueba a medida que nos acerquemos al anuncio de la política del FOMC la próxima semana. Se espera que las ventas minoristas se hayan incrementado un 0,3% intermensual en febrero, lo que constituye un aumento desde la decepcionante caída del -0,3% en enero. Es justo decir que con el débil crecimiento de los salarios del viernes y la inflación subyacente constante en un 1,8%, los temores del mercado sobre un camino más agresivo hacia el endurecimiento de la política monetaria por parte de la Fed han disminuido considerablemente. Sin embargo, un resultado sorprendente positivo para el día de hoy podría en cierta manera dejar que los nervios vuelvan a colarse en el mercado. En este caso, cabría esperar que el rendimiento de los bonos aumente, impulsando al dólar a la vez que pesa sobre los índices bursátiles estadounidenses.

La herramienta FedWatch del CME group se encuentra actualmente cotizando en un 87,4% de probabilidad de una subida de tasas en marzo. Es muy improbable que otra publicación más floja de lo previsto de las ventas al por menor este mes impida a la Fed subir las tasas de interés cuando se reúna la próxima semana. Al contrario, es probable que una lectura más suave convenza al mercado de que se prevé que las condiciones idílicas actuales permanezcan durante más tiempo. En este caso, esperaríamos que el dólar se mantuviera débil y que los índices bursátiles de los Estados Unidos subieran.

¿El par EUR/USD apunta a los 1,25$?

Con motivo de las preocupaciones políticas de Estados Unidos, el par EUR/USD alcanzó los 1,24 $, un nivel que no se había registrado desde el jueves pasado, cuando la tendencia paloma de Draghi hizo que el euro cayera 200 puntos. Un registro de venta minorista más débil de lo previsto podría probar la resistencia del par EUR/USD en 1,2445 $ antes de subir a los 1,25 $. Por el contrario, una sorpresa al alza podría hacer que el par EUR/USD quiebre el soporte en 1,2350 $ antes de caer a los 1,23 $ y 1,2270 $.